Originariamente, este queso se hacía a partir del queso Serrat de oveja. Cuando el queso se rompía durante la fabricación, maduraba más de lo normal o tenía algún tipo de anomalía, como por ejemplo se picaba, se metía en una vasija de barro, llamado tupí. Se añadía leche de oveja, aceite y aguardiente o licor y posteriormente se tapaba con un paño, con el fin de que el queso fermentado en contacto con el aire, sin estar en contacto con posibles insectos.

 

Pasado dos o tres meses, dependiendo de las condiciones ambientales, el queso se homogeneiza, reposa y se transforma en este queso untuoso y intenso.

Tupí

10,40 €Precio

8,90€/ unidad (170g)